29 de nov. de 2011

Ofrecido en la ciudad de Mérida el Foro “Soberanía y territorialidad” por el Investigador Luis Prieto.


Maracaibo la Capital de Santander

Prensa TatuyTvc.- La Casa de los Trabajadores Carlos Marx, Tatuy Televisión Comunitaria y la Casa de la Diversidad Cultural Tabay, dieron marcha, el pasado Jueves 24 de Noviembre, al Foro sobre Soberanía y Territorialidad, con la participación de Luis Prieto como ponente y aproximadamente 60 participantes, que entre preguntas y respuestas dieron a la jornada la envergadura ideológica y política necesaria para la socialización del conocimiento y profundización del mismo.

Partiendo de la premisa de que Venezuela es blanco del imperialismo norteamericano, gracias a los recursos naturales renovables y no renovables; el gobierno de los Estados Unidos en cabeza de la oligarquía Colombiana, establece una política invasora de nuestro país, el imperialismo desde 1778 hasta nuestro días aspira la adhesión del Estado Zulia a Colombia  por intereses de mercado bien conocidos por todos.

La memoria histórica de Venezuela, Latinoamérica y el mundo, fueron la base con la cual se dio inicio a la actividad, haciendo un llamado de reflexión y engranaje, entendiendo el principio Leninista, de combinar los diferentes modos de lucha y organización, llevado al tiempo presente, para combatir la guerra ideológica o guerra de IV Generación, de la que venimos siendo advertidos desde hace algún tiempo.  Concibiendo que está, no solo busca espacios en los mal llamados medios de comunicación, sino en una constante participación dentro de escenarios, como la tecnología, invasión militar, guerras inventadas en nombre de la paz. Ante este precedente ha de saberse que en nombre de la verdad no podremos engañar a los que creen en los indicios de los procesos revolucionarios en nuestra América, pues el imperialismo cuya bandera es y será el capitalismo, asecha y vigila los pasos de esas revoluciones.

De acuerdo a ello, el imperio norteamericano junto con la oligarquía Colombiana recomienda reclamar su espacio vital, ese espacio entre el Estado, el Territorio y el Pueblo, ese que empieza su travesía histórica, en 1778 cuando la ciudad de Santander pide la primera anexión al Zulia por las facultades y facilidades de mercado, en su entrada y salida de productos. Con el transcurrir del tiempo, la idea empieza apuntar a una República Independiente, a lo que el Presidente Chávez ha llamo la Media Luna; la cual incluye a los estados del Zulia, Táchira, Mérida y Trujillo. República que sería puente entre Colombia y los Estados Unidos, esa de la que Manuel Rosales se hizo eco y cuidado y no, si no es que ya, es lo que de esta gestando en los candidatos de oposición para las elecciones del 2012.

En 1999 los intereses de Estados Unidos a través del Gobierno Colombiano, se hacen más notorios por la insistencia de ganar el llamado espacio vital. Sin embargo el último momento mediático más pronunciado, como anexo a todo lo antes descrito,  fue, en las elecciones presidenciales del 2006 en las que Manuel Rosales incluye en su propuesta de Gobierno, la Independencia del Zulia. Así pues no damos cuenta que cualquier proceder que se relacione con Venezuela y Latinoamérica no viene sin intención y mucho menos sería inocente. El ataque será de acuerdo a las condiciones, esas condiciones que se vienen negociando con los Gobiernos de la minoría en el mundo y que poco a poco se adhiere a nuestro inconsciente. Ha de entenderse entonces que es tiempo de un socialismo autentico y verdadero.

Consejos comunales de la parroquia Domingo Peña realizaron 1ra contraloría social a la obra en construcción del Trolebús.



Prensa TatuyTvc.- Una vocería de los sectores A (Comunidad de Santa Elena, comunidad Juan XXIII y  comunidad San José obrero), B  (Comunidad de Campo de oro y comunidad Kennedy) y  C (comunidad de Santa Juana y Comunidad de Pie del Llano) de la  parroquia Domingo Peña  y la Parroquia El Llano representada por Yajaira Dávila  del Consejo Comunal San José Obrero, Henry Amariz y Tiany Ortiz del Consejo Comunal Pie del Llano, Judith Briceño y Guillermo Gutiérrez del Consejo Comunal Gonzalo Picón Parroquia El Llano, José Ramírez y Carlos Rivas de la Sala de batalla social Domingo Peña asistieron a las inmediaciones de la avenida 16 de septiembre lugar donde se está finalizando la ejecución de la II etapa la obra pública del Trolebús  para realizar la primera actividad de contraloría social a la obra en construcción.

El sistema de transporte masivo denominado Trolebús, que consiste en dos líneas de Trolebús o ómnibus eléctrico, vehículo de gran capacidad para el transporte, alimentado por una catenaria de dos cables superiores desde donde toma la energía eléctrica mediante dos astas,  más una tercera línea de sistema teleférico llamado Trol Cable, es un proyecto social que inició su ejecución en el año 2003 bajo la dirección de la empresa TROLMERCA- Mérida, organismo adscrito a la Gobernación del Estado Mérida, ahora continúa su ejecución bajo  la dirección del Ministerio del Poder Popular para el Transporte y Comunicaciones.

Dicha obra se encuentra terminada en su fase I, lo cual comprende la ruta de la línea I desde su terminal ubicado en Ejido hasta La Hechicera, que por ahora está en funcionamiento sólo desde Ejido hasta Pie del Llano.  Aún falta por construir  la línea 2  que comprende desde La Parroquia - La Vuelta de Lola  y la Línea 3  desde la Meseta de Mérida - Cuenca del Chama.

Dicho proyecto social aspira beneficiar a  aproximadamente 500 mil personas habitantes de los Municipios Campos Elías y Libertador.

El Coordinador de inspección de la obra Yidson Hernández, recibió a la comunidad organizada visitante y afirmó que la II etapa de la infraestructura en construcción estará culminada el día 21 de diciembre de 2011. Los voceros y voceras manifestaron algunas preocupaciones por los daños que han sido ocasionados durante la ejecución del proyecto, mientras que el inspector de la obra Yidson Hernández los invitó a formular sus denuncias, reclamos, propuestas por escrito a la Oficina de Atención al Soberano, para así comunidad e institucionalidad de la mano, puedan resolver los inconvenientes propios de estos procesos.

En la jornada de inspección realizada se propuso  realizar una 2da contraloría social la 1ra semana de diciembre para constatar el cumplimiento de la explicación realizada por Yidson Hernández a los voceros y voceras asistentes a la jornada de contraloría social.

25 de nov. de 2011

Estreno Oficial: Nuevo Cortometraje de TatuyTv "Gallinas", Cuando lo que creemos poseer, en realidad nos Posee



Basado en el cuento homónimo de Rafael Barret.

Santiago, siendo un hombre humilde pero culto, con nada mas que su bliblioteca y su catre, experimenta la obtención de unas gallinas que en adelante cambiarán su vida. Deja de ser un hombre para convertirse en un propietario.

"Gallinas" es una metáfora de la deshumanización del humano, de la enajenación fruto de la propiedad privada.

Para leer el cuento original de Barret acceder a: http://tatuytelevision.blogspot.com/2010/12/cien-anos-de-la-muerte-del-genial...

24 de nov. de 2011

Electrizante Lennon


John Lennon & The Plastic Ono Band. Live Peace In Toronto 1969

Si algo caracterizó a Lennon a lo largo de su vida fue una permanente búsqueda e inconformidad que lo obligó a definirse y asumir posiciones que incluso le costaron la vida. Lennon pasó de ser una máquina rentable e inofensiva para el sistema a convertirse en un sujeto crítico y peligroso. Esos incalculables errores del sistema suelen maravillar a multitudes.  

 
Live Peace in Toronto 1969 es un álbum en directo de John Lennon y Yoko Ono grabado en 1969 en Toronto, Ontario, Canadá. La banda desbordaba talentos: Erick Clapton, Klaus Voormann y Alan White, entonaron junto a Lennon y Ono 8 piezas de alto calibre. El álbum fue concebido como una banda sonora que forma parte del documental Sweet Toronto, de D.A. Pennebaker.



Video de youtube:  


John Lennon & The Plastic Ono Band. Live Peace In Toronto 1969

01. Blue Suede Shoes (LIVE)
02. Money (
LIVE)
03. Dizzy Miss Lizzy (
LIVE)
04. Yer Blues (
LIVE)
05. Cold Turkey (
LIVE)
06. Give
Peace A Chance (LIVE)
07. Don't Worry Kyoko (Mummy's Only Looking For Her Hand
In The Snow) (LIVE)
08.
John, John (Let's Hope For Peace) (LIVE)

22 de nov. de 2011

Pleno de la Corriente Bolívar y Zamora junto a Movimientos Sociales de Mérida, para la construcción del Gran Polo Patriótico.


Prensa TatuyTvc.- El pasado Domingo 20 de Noviembre, en la zona panamericana del Edo. Mérida, se realizó un Pleno que reunió a diferentes organizaciones y movimientos Sociales de diferentes sectores del estado, impulsado por la Corriente Bolívar y Zamora, con el objetivo de debatir y acordar propuestas en torno a la organización del Gran Polo Patriótico.

Este encuentro sirvió para reunir a organizaciones de diferentes áreas como al Movimiento Estudiantil Integración Universitaria, a los miembros de Tatuy Televisión Comunitaria,  voceros del Movimiento Tupamaro, así como al Frente Campesino Ezequiel Zamora, al Centro de Formación y estudios Simón Rodríguez, Frente del Movimiento Popular Obrero y al Frente Nacional Comunal Simón Bolívar, permitiendo generar espacios de debate para, desde la reflexión crítica, aportar granos de arena en la construcción del Gran Polo Patriótico, como forma de integración del Tejido Social revolucionario Nacional de cara a la Batalla electoral del 2012 y a la profundización radical y sistemática del proceso Socialista en Venezuela.

Al respecto Kati Lobo del Frente Nacional Comunal Simón Bolívar, "en este momento histórico estamos impulsando y haciendo a nivel nacional algunos encuentros con las organizaciones sociales revolucionarias para ir estrechando relaciones en función de fortalecer al Gran Polo Patriótico, pero otra de las tareas que tenemos aparte del polo es ir de manera contundente desplegando una campaña en contra de algunos aspectos que se han enquistado en nuestra revolución y que es necesario combatir como lo son la corrupción, el burocratismo, la ineficacia y que deben ser parte del debate y las acciones a emprender por este nuevo escenario de integración ".

Por su parte Jessica Pernía de Tatuy Televisión Comunitaria manifestó el interés de continuar construyendo estos espacios de encuentro con otros movimientos, frentes y organizaciones a nivel nacional para evitar "tener un Polo plano y vacio, sino al contrario convertirlo en un cuerpo de fuerzas sociales engranadas, debatiendo y construyendo, que no sirva para fragmentar más a la fuerza revolucionaria, sino para convertirla en un Tejido Social auténtico, promoviendo la discusión sobre los temas fundamentales para superar al Sistema del capital con su lógica de Propiedad Privada de los medios de producción, su aparato mediático voraz y su cultura de la muerte que convierte a la humanidad en mercancía reproductora de su lógica".


En este Pleno, se llevaron a cabo diferentes actividades, como actos culturales místicos promovidos por el movimiento campesino, una exposición sobre el análisis de coyuntura internacional, nacional y regional, así como mesas de trabajo, donde se discutieron los 3 documentos generadores promovidos por el Equipo Promotor Nacional del Gran Polo Patriótico.

Aura Bastidas del Frente Campesino Ezequiel Zamora ofrece su declaración, "El día de hoy tuvimos un gran Pleno, donde convergimos diferentes organizaciones aliadas para llevar el debate sobre el Polo Patriótico, así como el debate necesario sobre la Unidad Revolucionaria, discutimos cuál es el papel de los movimientos sociales en la construcción de esa Unidad, y cuál es el papel de los sujetos que construyen esta realidad diariamente desde sus células del Poder Popular, entendiendo que la Unidad se construye desde abajo hacia arriba. Sin duda que este objetivo es uno más en la defensa del Socialismo, de la Revolución, hoy todos hemos concluido que el Proceso Bolivariano que se vive en Venezuela, en Suramérica y en los Países del Caribe está siendo amenazado por el Imperialismo estadounidense y europeo, por eso se hace necesaria la defensa de este proceso, y que para la defensa necesitamos consolidar la Unidad Nacional en torno al líder de la Revolución que unifica a los venezolanos y a otros países del mundo, el comandante Hugo Chávez Frías"

Sin duda, este evento impulsado por los revolucionarios y las revolucionarias del Estado Mérida, ha servido de experiencia en la integración de diferentes movimientos y organizaciones que con sus matices y desde sus perspectivas han hecho posible la ampliación en la formación y la organización del Gran Polo Patriótico en nuestro Estado, así como también ha servido para reconocer que todas las formas de lucha son legitimas, parte del mismo cuerpo revolucionario y todas deben acompañarse, fortalecerse y complementarse en la defensa del Comandante Chávez como líder indiscutible de este Proceso, así como en la fortificación de la Conciencia del deber Social única trinchera de combate para la Sociedad de los hombres nuevos y las mujeres nuevas de las que hablaba el Ché, hijos de la Patria Grande, la Patria Socialista.

21 de nov. de 2011

Con Fidel al teléfono. Por Juventud Rebelde


En los últimos días, algunos amigos se han molestado conmigo porque supieron por terceras personas algo que, según dicen, debí decirles yo misma. Probablemente tengan razón. He tratado de explicarles mi actitud con palabras como discreción, falta de tiempo, etcétera. Pero la verdad es que he preferido quedarme callada porque cuando hago el cuento, me parece que van a pensar que estoy bromeando…

El domingo 9 de octubre, Juventud Rebelde publicó Extraña desconexión, un reportaje realizado por un equipo de estudiantes de la Facultad de Comunicación, del cual formo parte, que trató las problemáticas asociadas al uso de las nuevas tecnologías en las universidades. Al día siguiente me sorprendió una llamada inesperada.

—Buenas tardes, ¿es Luisa María?

—Sí.

—Un momento que le van a hablar.

—…

—Luisa, te habla Fidel.

Esas cuatro palabras me dejaron petrificada. ¿Del otro lado de la línea estaba Fidel? ¡Fidel! No podía ser cierto. Mi mente no logró retener con exactitud lo que sucedió en los minutos siguientes. Sí recuerdo cuando me dijo que su llamada se debía al reportaje Extraña desconexión: «Me pareció muy bueno, muy crítico, sobre todo porque son capaces de criticarse a ustedes mismos, los estudiantes».

En los primeros momentos de la conversación, enfatizó acerca de su interés por el problema planteado en el trabajo periodístico, es decir, en la situación tecnológica de las universidades y las necesidades estudiantiles. Comentó acerca de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones en la sociedad contemporánea y recordó los esfuerzos realizados en el país desde hace varias décadas para, a pesar de las difíciles condiciones, no quedar rezagado con respecto a los adelantos del mundo.

Sin embargo, me dijo Fidel, sabemos que lamentablemente el estado de muchos centros de Educación Superior no es el mejor, «por eso yo quiero que tú me cuentes cuál es la situación, quiero escucharte, y que me digas cómo ves las cosas desde tu posición de estudiante. Vamos, tienes la palabra».

¿Qué decir? De las mil ideas que atacaban mi mente, ¿por dónde empezar? Tres o cuatro segundos de silencio me delataron, así que del otro lado de la línea, un caballero me dijo: «Arriba, no te pongas nerviosa, dime lo primero que se te ocurra».

Comencé, ¿por donde más iba a hacerlo?, por el inicio.

«Mire Comandante, la situación tecnológica de las universidades no es la mejor. En estos momentos hay muy pocas computadoras para la demanda de uso que tienen. Los estudiantes tenemos una gran cantidad de actividades docentes que requieren el uso de ordenadores. Además, los que hay son bastante obsoletos y suelen descomponerse con frecuencia».

Enseguida me interrumpió, como haría en innumerables ocasiones, para preguntar: «¿Cuántos estudiantes hay en el país? ¿Cuántas computadoras hay? ¿Qué cosas hacen ustedes en las computadoras con más frecuencia?».

Eran torbellinos de interrogantes. Me preguntó acerca de los costos de las computadoras, de los dispositivos adicionales como impresoras y escáneres, de la calidad del equipamiento actual, entre otras cuestiones relacionadas. Así que dialogamos sobre gigabytes, memorias ram, discos duros, microprocesadores, en fin.

En algún momento del intercambio, el Comandante comentó la importancia de las tecnologías para mantenerse informado acerca del acontecer internacional. Creo que esa es una de sus obsesiones más recientes.

«La gente no puede vivir sin saber lo que está pasando en el mundo. ¿Tú crees que es posible vivir tranquilo sin saber de los desastres que están ocurriendo por todo el planeta: la guerra en Libia, las grandes huelgas. Y no tenemos ningún espacio en televisión que se dedique a hablar de estas cosas. Está la sección Hilo Directo, de Granma. Te voy a leer lo que publicaron hoy».

Leyó todos los titulares de ese día, lunes 10 de octubre, y enseguida inquirió: «¿Te parece que con eso sea suficiente? No, ¿verdad? El pueblo necesita saber mucho más».

Hablamos mucho sobre la situación internacional, la cual le preocupa, hasta que regresamos al tema inicial. Me preguntó por mis compañeros:

—Mañana, sobre esa hora, ¿estarán todos reunidos?, es que me gustaría hablar con todos.

—Sí, Comandante, mañana estaremos juntos todo el día.

—Bueno, entonces hablaremos mañana. Muchas gracias por el tiempo.

—Gracias a usted por haber llamado.

—Hasta mañana.

—Hasta mañana.

Al día siguiente, martes 11 de octubre, a las tres de la tarde, estábamos todos en la sala de mi casa. No podíamos descifrar qué había querido decir Fidel con «sobre esta hora», si a la que habíamos comenzado a hablar, las cuatro y treinta de la tarde, o a la de la despedida, las seis. Creo que no es necesario apuntar que cada vez que el teléfono sonaba, todos pegábamos un brinco y se hacía un silencio sepulcral.

Los minutos pasaban lentos… y pasaban. Sobre las seis menos diez, empezábamos a inquietarnos y a dudar si finalmente llamaría.

A las seis en punto: Riiiiiiinnnnggggg.

Era él, otra vez. Por mi cara, mis amigos entendieron que por fin había llegado la llamada. Muy familiar, Fidel me preguntó qué noticias le tenía. Le dije que todos estábamos ahí, listos para conversar y que ya estaban al tanto de nuestro intercambio del día anterior. Además, le comenté sobre nuevas informaciones que habíamos recopilado.

Él también había averiguado muchas cosas nuevas, y me las fue explicando una a una: dialogamos sobre los costos de las computadoras, de por qué es mejor usar para laboratorios ordenadores de escritorio y no portátiles.

Y entre una cosa y otra, no sé cómo, llegamos al tema de la agricultura.

—Sabes —contó— en estos días he estado reuniendo información sobre cultivos de gran valor económico, que pueden influir en los niveles de alimentación y de salud de nuestro pueblo.

Habló con detalle sobre la situación agrícola del país y del mundo. Yo lo escuchaba y me parecía estar oyendo a un experto en problemáticas actuales de esa actividad. Una vez más quedé pasmada, definitivamente Fidel se las sabe todas. Todavía no he conseguido asimilar la experiencia de esos días, probablemente jamás logre hacerlo.

Cuando terminaron nuestras conversaciones, yo me recordé niña, pionerita. En aquellos días en que la vida parece una aventura, tuve el privilegio de asistir al tercer Congreso Pioneril que se celebró en el 2001. En la plenaria, el Comandante estuvo todo el día con nosotros, escuchando atentamente lo que decíamos unos niños que apenas comenzábamos a vivir. Pronunció un formidable discurso, de aquellos a los que nos tenía acostumbrados. Nunca he olvidado los instantes finales: sus ojos felices de padre orgulloso, su mano firme diciendo adiós, y aquella sonrisa radiante. Yo quedé con lágrimas en lo ojos y miedo de que aquella fuera la última vez. Pero no. ¡La vida tiene cada sorpresas…!

Quería saberlo todo. Hasta el más mínimo detalle

Para cualquier joven cubano, conversar con el Comandante en Jefe Fidel Castro, además de un honor, significa una inmensa alegría; sobre todo cuando el motivo de la conversación resulta un tema de alta sensibilidad para los estudiantes universitarios, como la importancia de las nuevas tecnologías en nuestra formación y las posibilidades que, en un país subdesarrollado como Cuba, tenemos de utilizarlas en toda la magnitud necesaria.

Si a esto le agregamos la relevancia de que una personalidad de reconocimiento internacional como Fidel se interese por un aspecto de la sociedad con el cual, por cuestiones generacionales, no ha estado demasiado vinculado, pues el hecho gana singularidad. Ese mundo de gigas, bytes, redes, software y hardware que, para los llamados nativos digitales forma parte de la vida cotidiana, resulta un aspecto novedoso para quienes como él crecieron y se formaron entre grandes enciclopedias, libros y máquinas de escribir.

Escucharlo fue como tenerlo enfrente y, aunque pueda parecer extraño, sentí que habíamos hablado muchas veces. Todavía ahora parece increíble que me haya llamado por mi nombre, Ana Lidia, que me causaran risas sus ocurrencias y que conversáramos de temas cotidianos que enfrenta el pueblo cubano y en particular las nuevas generaciones. Quería saberlo todo. Hasta el más mínimo detalle.

¿Cómo aprovechamos los recursos disponibles, cómo hacemos nuestros trabajos de clases y para qué utilizamos Internet? Una ráfaga de preguntas. Apenas alcanzamos a responder. En ese momento recordé las muchas veces que en la televisión había visto a Fidel preguntando y preguntando. Nunca imaginé que algún día estaría en esa posición. Pero, a pesar de la tensión, logramos transmitirle nuestras preocupaciones más inmediatas, las reales carencias y las vicisitudes que enfrentamos para formarnos como profesionales a la altura de un mundo cada vez más digital.

También conversamos acerca de los intereses laborales de los estudiantes cubanos de Periodismo y hasta se asombró por la frecuencia con la que nos reunimos para trabajar en equipo, a pesar de vivir en puntos muy distantes de La Habana. «¡Oye La Lisa, Alamar, Párraga y el Vedado son zonas bien lejos entre sí!».

De repente cambió de tema: le preocupa la insuficiente información que en cuanto a política internacional tiene el pueblo cubano. Por ello indagó acerca del impacto y la utilidad de programas como Dossier, conducido por el periodista venezolano Walter Martínez, y otros incluidos en la selección de la programación del canal Telesur que diariamente se transmite en la televisión nacional.

Luego comentó la necesidad de abordar en la prensa temas actuales de vital importancia como la agricultura. Fue entonces cuando se refirió a las investigaciones de nuestros científicos para buscar alternativas de alimentación en consonancia con la situación medioambiental y las condiciones económicas de Cuba.

Curioso hasta el final, agudo como siempre en sus comentarios. Con la visión de futuro que siempre lo ha caracterizado, una vez más Fidel se interesó por asuntos de carácter nacional e internacional y por las necesidades más cotidianas de quienes, día a día, asisten a las aulas universitarias para formarse como profesionales cubanos.

De la Loma de la Cruz hasta F y 3ra

¡Tremendo notición! Cuando el martes 11 de octubre salí para la Facultad, jamás imaginé que viviríamos semejante historia. Ni en sueños lo esperábamos.

Estábamos ansiosos por terminar las clases. Teníamos que llegar lo antes posible a la casa de Luisa, la parada de 23 y F estaba repleta y no había ni un atisbo de que la situación cambiara pronto, así que a dividirnos… Ibis y Anita en botella, Luisi esperaría algo, mientras que Héctor y yo decidimos llegar por nuestros propios pies (de 23 y F hasta ¡15 y 24!).

A las seis llamó. Ya era imposible no creerlo, del otro lado del auricular ¡estaba Fidel, nuestro Comandante!, compartiendo ideas con nosotros, un equipo de periodistas novatos, aún estudiantes.

Llegó mi turno y durante los primeros minutos de la conversación, creía que no podía sostener el diálogo, pero la cálida voz resultó demasiado familiar y me sentí tan cómoda que hubiera estirado el tiempo más que un elástico. Él, por su parte, también se encontraba a gusto: «Siento mucha alegría por poder conversar con estudiantes de quinto año que casi culminan su carrera y comienzan su vida profesional como periodistas».

Quizá por ello la ocasión fue propicia para que, durante la charla telefónica, abordáramos temáticas muy variadas de carácter nacional e internacional, aunque también hubo un aparte para asuntos personales:

—¿Y tú, Nadia, de dónde eres?

—De Holguín, Comandante.

—Pero, de qué parte?

—Del centro de la ciudad, cerca del parque San José.

—Ahí hace poco hubo un evento importante de danza.

Percibo que le concede vital importancia al hecho de estar bien informados. En ese sentido, él no se circunscribe solamente a los noticiarios y los grandes medios de comunicación masiva, sino que aprovecha toda posible fuente de información a su alcance. Pregunta, comenta, sugiere, emite juicios de valor y es capaz de centrar el interés en lugares distantes, sin perder por ello el más mínimo detalle. En ese afán, como coterráneos ausentes, nos remitimos a un símbolo de nuestra ciudad: la Loma de la Cruz.

Una vez situados en el escenario, las interrogantes no cesan: «¿En cuántas ocasiones has subido? ¿Cuándo fue la última vez? ¿Cuánto tiempo te demoras en llegar a la cima?» Incluso no deja de lado aspectos muy puntuales y aguza los sentidos en un intento de aproximarse a la respuesta. «Es una loma alta, ¿cuántos escalones tiene? Deben ser alrededor de 500...».

Luego se interesa por el lugar donde vivo actualmente, la residencia estudiantil Lázaro Cuevas, ubicada en F y 3ra. en el Vedado. Entonces intenta ubicarse, alude a lugares de referencia y calcula distancias. Según las direcciones, se coloca en el lugar de los estudiantes y diseña un posible recorrido hasta la Facultad. Me sugiere que esa caminata sería como hacer ejercicios. Sin embargo, su tono demuestra reproche cuando le explico que la mayoría de los becados toma el P2 para llegar a la Universidad, a solo unas cuadras de distancia.

Por lo cual, en otro momento de la conversación me hace una propuesta que nos remonta al inicio: «Si caminas de la beca a la Universidad y luego subes la Colina es casi como si hubieras ascendido la Loma de la Cruz».

—Comandante, yo creo que no tengo que ir tan lejos porque todos los días subo las escaleras de la beca.

—¿Y en qué piso tú vives?

—En el 13

—Pues alégrate porque los que están en el piso dos no hacen ejercicios.

Reímos. Desde entonces cada vez que subo las escaleras de la beca recuerdo sus palabras, y en mi rostro aparece una sonrisa como la de aquella ocasión.

Creo que Fidel siempre está pensando en futuro

Un tono grave, familiar y pausado, eso fue lo primero que escuché cuando apenas podía comprender sus palabras. Una voz cautivadora y cordial. ¿Cómo hablar? ¿Qué hacer? ¿Qué decir? Estaba atónita y emocionada, clavada en el asiento, con la respiración entrecortada. «¿Cómo está Comandante?» fue la única frase coherente que logré articular.

Pero a los pocos minutos la tensión cedió y me parecía que continuaba una vieja conversación que había quedado inconclusa tiempo atrás. Me preguntó: «Bueno Ibis, ¿y dónde tú vives?». ¡Me resultaba increíble que Fidel supiera dónde queda Párraga, que bromeara sobre su lejanía y se interesara por las rutas de guaguas que se dirigen hacia allá! Y admiré aún más su capacidad de abordar desde los grandes temas hasta los sucesos cotidianos, aquellos de la rutina de todos los días.

Luego oí un lejano ruido de papeles y lo imaginé sentado frente a una gran mesa atestada de hojas y libros. Entonces su voz cambió y sonó más grave. Me dijo que estaba leyendo unas informaciones sobre México y que le preocupaban los altos índices de violencia que existen en ese país, porque las cifras iban en ascenso cada año y la situación escapaba del control de las autoridades. Además, se refirió a las constantes migraciones de los empresarios del campo hacia las ciudades, fundamentalmente, hacia el Distrito Federal; y las graves consecuencias que podría acarrear para la economía de la nación.

Hablamos también de cómo esos escenarios de violencia se repiten con muchísima frecuencia en varios países de América Latina. Y un tono de alarma se hacía evidente en su voz al señalar que miles y miles de personas mueren a causa de actividades delictivas como el narcotráfico. Pero su inquietud no se limitaba solo al problema, sino que iba más allá: a la búsqueda de soluciones. Creo que Fidel siempre está pensando en futuro y de forma global; y luchando porque ese pensamiento se torne en formas de acción que favorezcan a las mayorías.

Hablar con Fidel fue como dialogar con una parte de nuestra historia (y cuando digo nuestra, hago parte a toda América Latina). Creo que ahora entiendo verdaderamente el sentido de esa frase que tanto gustó a Tomás Borges: ya sé que toda la gloria del mundo cabe en un grano de maíz.

Nos vemos pronto

Por mi mente comenzaron a pasar, como en filme, imágenes de toda mi vida: los lugares donde he estado, las cosas que he hecho; todo mientras extendía mi mano para tomar el auricular del teléfono. ¡Por fin era mi turno!

Todos nos mirábamos. Las imágenes que no cesaban. Me vi cuando fui montador pailero naval, ponchero, fumigador, custodio y, de repente, ¡todo se congeló al escuchar su voz! Tan familiar. La misma voz que generaciones de cubanos han escuchado por décadas…

—Hola Héctor, ¿cómo te sientes?

—Comandante, estoy emocionado, es que nunca pensé hablar con usted.

A lo que respondió con esa sabia picardía:

—¡Ah, mira!, yo tampoco pensé nunca hablar contigo...

No pude hacer otra cosa que echarme a reír como lo hace uno con un amigo cuando le cuenta una broma. Y ahí estaba Fidel, el Comandante, el hombre de las mil batallas, del otro lado del teléfono preocupándose y preguntando por cosas de mi vida en las que ni siquiera yo reparo: se interesó por si veía televisión y durante qué tiempo. Aunque centró su interés en el tema de los Cinco Héroes, del cual hablamos ampliamente.  Quizá muchos no entiendan y hasta critiquen mi asombro, ese terco asombro que borró las ideas, preguntas, e inquietudes de mi mente y que me hubiera gustado compartir con él. Pero, ¡vamos! No todos los días uno recibe llamadas del líder histórico de su nación.

Con toda la prudencia del mundo e indicando el fin de nuestra charla me dijo:

—Bueno les he robado mucho tiempo hoy… Pero no pienses que se van a escapar de mí.

Una Rara Enfermedad. Por un Grano de Maíz


El paciente ingresó como catatónico, vivo, pero sin voluntad, los médicos quedaron estupefactos, nunca habían visto a esta extraña enfermedad.

Todos los órganos de aquel cuerpo funcionaban a la perfección, pero sin coordinación, cada uno parecía tener vida independiente. El corazón estaba sano, los electrocardiogramas eran perfectos. Los intestinos producían lo que tienen que producir, los músculos presentaban buen tono, el sistema nervioso respondía bien…

No obstante aquel organismo parecía no tener vida, no funcionaba como un todo, languidecía. Algo faltaba y los médicos no encontraban la carencia. Llamaron a muchos especialistas, todos reportaban la perfección en su área.

Finalmente, y ya desesperados, decidieron llamar a un brujo. Era un negro, así lo llamamos por que en el CDI no aceptó que le dijeran afrodescendiente, dijo que eso era una moda necia que el pertenecía al "Black Power", que "Black es Beautiful".

El brujo impuso sus manos sobre el cuerpo enfermo, se detuvo unos veinte minutos en el cráneo, resopló, fumó, cantó, invocó a sus ancestros, y finalmente gritó que tenía una respuesta.

Los médicos lo rodearon y atento oyeron: lo que pasó fue que los órganos hicieron una asamblea y decidieron que cada quién tuviera una especie de autogestión, un control de las células que lo componen, que no querían coordinación de nadie, abjuraron del sistema nervioso, del cerebro, de la médula. De ahora en adelante funcionarían horizontalmente, todo lo decidirían en asamblea de órganos, o mejor, de células, ahora eran el poder constituyente. Esa era la enfermedad de aquel cuerpo, dejó de ser un todo y pasó a ser una sumatoria de individualidades, de independencias, de egoísmos.

Dicho esto, el brujo hizo ademán de retirarse, los médicos especialistas lo detuvieron con preguntas: ¿ahora qué hacemos? ¿Cómo curamos esa enfermedad tan rara? ¿Qué nombre tiene? El brujo permaneció un tiempo en meditación, finalmente dijo:

"Lo que pasa en el cuerpo, es lo mismo que sucede en las naciones, en las tribus, allí está la respuesta".

Sólo un viejo galeno pudo descifrar el enigma del negro: debían restituir la coordinación de aquel cuerpo, así le devolverían la vida, la salud. Para eso debían alimentar al sistema nervioso, restituir las hormonas, los intermediarios químicos, vigorizar al cerebro, al hipotálamo, al cerebelo. En resumen, integrarlo de nuevo, hacerlo un cuerpo verdadero.

Ensayaron todas las medicinas conocidas, intentaron electrochoques y cirugías, pero todo fue en vano. Al cabo de unos días, los órganos comenzaron a extinguirse, a dejar de funcionar. A unos les faltaba la ayuda de los otros, la época de esplendor pasó con rapidez. Los órganos y las células aisladas habían fracasado.

Al otro día apareció en la pared del CDI este escrito: "El egoísmo capitalista, llevado a sus extremos, es anarquismo, y éste es la muerte de las sociedades".

Esta historia, aun sin confirmar plenamente, encierra una gran verdad: el cuerpo guarda grandes enseñanzas para los pueblos, la vida en todos los niveles presenta rasgos comunes.

¡Con Chávez Resteaos!

Fuente: http://www.ungranodemaiz.blogspot.com/

Que viva El Capital, Carajo



O, ¿Quién gobierna el mundo (Venezuela particularmente incluida)?

Existen pequeños eventos que realmente dicen mucho. Los engañadores de oficio se empeñan en que la historia está formada de (o por) grandes eventos, por fecha relevantes, por individuos fabulosos…

Pero están completamente equivocados. La historia, la que cambia el mundo está, realmente, construida por una pequeña sucesión de eventos, casi siempre insignificantes (particularmente porque los sujetos envueltos en ellos, aparentemente también lo son)  y que por ello producen o generan cambios que cuando se notan ya son irreversibles. Es como la acción de una pequeña gota de agua que cae persistentemente sobre una gran roca y termina convirtiéndola en arena.

Voy a referirme a uno de esos eventos insignificantes, que he notado porque, circunstancialmente, soy parte de él.

Desde hace días se viene hablando en nuestro país del poder de las empresas que comercian con los medicamentos. Quiero decir que me niego a llamarlas de otra manera. Simplemente son entes que “comercian” con los medicamentos y que por lo tanto como todo ente del “mercado” tiene un solo y único objetivo: Generar ganancias (y entre más mejor) Para qué se usan las mercancías que ellos venden (las medicinas) les importa un carajo, importa un carajo el enfermo y la salud. Importa sí, la tasa interna de retorno del capital y los altos niveles de productividad (léase altos niveles de Capital reproducido). Por ahí hasta se habla de que cierto ministro, muy apreciado por el (insignificante factor) pueblo perdió su cabeza por intentar meterse con ese monstruo: El comercio de medicinas (que por mucho nombre que le queramos poner) no es sino COMERCIO CON LA VIDA HUMANA.

Cuando alguien se enferma, comienza el doble calvario, el de la propia enfermedad y el conseguir el dinero para comprar (en el mercado) las medicinas, que para acabarla de poner, a veces parece que no curan, sino que simplemente alivian.

Pero, la situación se torna especial con las llamadas “enfermedades” o condiciones crónicas. Es decir aquellas donde la persona depende (esencialmente de por vida) de un medicamento, y ello porque su dependencia real no es con el medicamento, que no lo cura sino la mantiene ahí, ahí. Su dependencia real es con el mercado de medicamentos.

Existe una situación, condición o enfermedad denominada “Disritmia Cerebral” que es algo así como un corto circuito (permanente) en el cerebro que genera una cantidad de rollos en la persona que la sufre. Leyendo en internet vi que la llaman “epilepsia sin convulsiones”. Por favor les ruego a los amigos especialistas que puedan leer esto que perdonen mi ignorancia, pero por supuesto no soy especialista de nada y no estoy tratando de hacer un tratado de neurología. Lo cierto es que este bendito peo no se cura en las personas mayores de cierta edad (como es mi caso). Lo más que puede hacer la sacrosanta ciencia occidental es mantenerlo a uno “masomenos ahí” y para ello lo hace a uno dependiente de algún medicamento. 

Uno de esos medicamentos es la Fenitoina Sodica de liberación prolongada (la cual tiene varias presentaciones como por ejemplo el Dilantin) Ese medicamento en Venezuela es “barato”, pues el frasco de 100 capsulas vale 15,20 Bs es decir que se puede conseguir “hasta” por menos (habitualmente yo pago entre 8 y 10Bs).

Disculpen, me equivoque y ese es el problema: ¡Se podía conseguir!  Pues desde hace días desapareció del mercado. En las bodegas de medicamentos la respuesta es simplemente: Está agotado. Y uno que lo necesita pregunta: Y en otra presentación. Y la respuesta es: Está agotado.

Yo tengo un sobrino que vive en Canadá y por internet me puse a averiguar para ver si puedo traerlo y empecé a entender. Disculpen, pero es que a veces uno es corto de entendederas (debe ser las dichosa distrimia esa, o el alemán, no se)  Pero encontré que en Canadá el Dilantin vale más de 10 veces más de lo que vale aquí (es decir 100 capsulas me cuestan más de 100 Bs y eso en el supuesto negado de que yo tuviese dólares de Cadivi) Y en casi todos los países donde revisé descubrí que hay abastecimiento suficiente del mercado a precios mucho más altos que el de Venezuela

Y entonces agarre unas de esas arrecheras que me son características.

El gobierno nacional, la ministra de salud y muchos otros dirigentes del “poder popular” viven hablando de todos los avances grandotes… algunos hasta son ciertos y palpables…

Pero también es cierto y palpable que en los negocios donde comercian con las medicinas, nunca falta un medicamento caro. Pero los medicamentos “baratos” cada vez son más escasos. Entonces la razón no es de carencia de dólares para la importación, pues solo faltan los medicamentos que generan poca ganancia y eso significa que los comerciantes de medicamentos tienen dólares suficientes. Lo cual quiere decir que a lo mejor no es problema de complot por la cercanía de las elecciones, sino un simple y sencillo problema de mercado, pues es evidente que vender medicinas “baratas” no es buen negocio.

Ahora el asunto marginal es: ¿y que va a pasar con ese poco de viejitos que dependen de esa medicina? O será que como decía uno de esos dirigentes del poder de El Capital: “Estamos conscientes de que el planeta es perfectamente viables con 3500 millones de habitantes”. Y si empezamos por salir de los viejitos, tenemos parte del peo resuelto, además nos ahorramos un poco de palta en planes sociales y es más limpio que tener que matarlos de hambre, ¿o no?
Es seguro que entre los que dirigen el “poder popular” (vaya contradicción tan contradictoria) no saben que la Fenitoina desapareció, y es muy posible que no les importe.

Y, a uno que depende de ella  gracias a la infalible ciencia occidental, no nos queda sino gritar: Viva El Capital, Carajo (y eso porque es probable que dentro de poco sea él, juntos con algunos insectos, lo único que quede después de tanta mortandad y tantas bombas)

Edgar Gutiérrez