2 may. 2009

Declaración Política de la 6ta edición del Festival Latinoamericano de la Clase Obrera Chile 2008

El Festival Latinoamericano de la Clase Obrera (FELCO) ya tiene una historia: es la expresión de un conjunto de representaciones artísticas, así como de la intención de artistas y organizaciones culturales de poner sus herramientas al servicio de los procesos de reorganización de la clase trabajadora que recorren América Latina.

La crisis mundial del capitalismo
En cada una de sus ediciones anteriores el Felco, a través de sus asambleas y documentos, expresó sus razones, ideas y posiciones respecto de la realidad política y social en que nos toca vivir, trabajar y crear. Estas asambleas ya han caracterizado esta época como signada por el agotamiento de un régimen social: el capitalismo.
En nuestro último encuentro señalábamos que ¨… el agotamiento histórico del capitalismo se expresa en la profunda crisis financiera que han desatado el quiebre de los fondos de especulación inmobiliaria, una crisis mucho mayor que la del 30, de la cual ni los brujos de los medios especializados saben cómo se va a “salir”. Desde el Felco advertimos que el capitalismo no tiene para la crisis otra salida que la guerra y la miseria social.¨ (declaración FELCO Cochabamba 07)
La advertencia hecha desde el encuentro de Bolivia se ratificó en la historia y tiene absoluta vigencia. Se verifica en las políticas que instrumentan los estados imperialistas.

¿A quiénes rescatan?
Los intentos de los estados europeos, asiáticos y norteamericanos por rescatar de la bancarrota a sus gigantes financieros, inyectando siderales sumas de dinero, dan por tierra con las leyes básicas del llamado neoliberalismo según las cuales la ¨mano invisible¨ del mercado regula su propio funcionamiento. Incluso de esta forma no han podido detener la caída de las bolsas y de los precios internacionales de las materias primas.
Se abre un período de crisis políticas en el seno del imperialismo y en todas las naciones oprimidas.
Frente a un mundo en el que millones de seres humanos sufren cotidianamente las consecuencias del sistema mediante hambrunas, carencia de servicios básicos como la vivienda, la educación y la salud, el dinero de los estados se utiliza para salvar a los bancos y las empresas. El capitalismo no tiene salidas o rescates posibles para la humanidad en su conjunto. Para los pueblos sólo ofrece mayores sufrimientos, despidos masivos, guerras de saqueo, pauperización y barbarie.
El derrumbe del neoliberalismo como alternativa de política económica debe esclarecer a los trabajadores que no es sólo esa forma la que deben combatir sino que es el capitalismo de conjunto el responsable de conducir a la humanidad a la miseria social.

América Latina: de la rebelión a…
Desde el Argentinazo de 2001, las insurrecciones de masas en Bolivia, la formación de la comuna de Oaxaca y el levantamiento contra el fraude en México, las rebeliones en Ecuador y en Perú; la intervención histórica del pueblo venezolano contra el golpe pro imperialista de abril de 2002 y contra el lock-out (paro empresario) en febrero de 2003; de la lucha de los trabajadores rurales sin tierra, de los sin techo y del resurgir combativo en los sindicatos de Brasil; de los mineros del cobre y la rebelión estudiantil en Chile, que ha significado un paso en la lucha sindical y un cuestionamiento a la educación de mercado, frente al gobierno de la concertación y a toda la burguesía chilena; hasta la lucha de los pueblos originarios permanentemente avasallados por las transnacionales, así como por la manipulación y represión ejercida por los gobiernos aliados a los intereses del capital; pueblos enteros que, levantándose contra los emprendimientos contaminantes (papeleras, mineras, petroleras, etc), marcan el camino para una lucha consecuente contra las multinacionales del saqueo y la contaminación; la rebelión recorre América Latina.La emergencia de gobiernos nacionalistas y/o progresistas intentaron canalizar este proceso.
Los gobiernos de Lula, Kirchner, Bachelet y Tabaré que, siendo buenos alumnos del imperialismo, intentan por todos los medios contener a las masas sin satisfacer sus necesidades son combatidos por los trabajadores y sus combates han sido ilustrados por este festival.
En los países donde el imperialismo no pudo imponer sus propios candidatos emergieron, producto de los procesos de rebelión, líderes nacionalistas o indigenistas que proponen un camino “antiimperialista” pero tienen un terreno estratégico común con el imperialismo que es la defensa de la propiedad privada de los medios de producción. Son los casos de Bolivia, Venezuela y Ecuador.
Ya en la declaración de San Pablo 06 señalábamos los límites del nacionalismo indigenista del MAS frente al imperialismo y la oligarquía. Los pactos recientes con la derecha, luego de que las masas campesinas rodearan Santa Cruz dispuestos a aplastarla han dado un innecesario respiro al golpismo proimperialista y han desmovilizado a las masas que fueron desprovistas de los instrumentos para acabar con la derecha y poder así llevar adelante las reivindicaciones históricas enarboladas en la insurrección de Octubre. Esta sistemática tarea de frenar el proceso revolucionario boliviano, no sólo es ejecutada por el gobierno de Evo Morales, sino también por los gobiernos progresistas de la UNASUR que se agrupan en función de evitar la expansión continental de la radicalización social boliviana.
Señalamos también las contradicciones del “socialismo del siglo XXI” que no se orienta hacia la soberanía productiva y negocia con las grandes petroleras, mientras combate todo intento de organización independiente de los trabajadores intentando estatizar los sindicatos, conformando un partido único dominado por la denominada boliburguesía y la burocracia enquistada en el aparato estatal. Esta combinación de factores comienza a ser rechazada por las mismas masas que aplastaron el golpe en 2002, como lo prueban los resultados de las últimas elecciones en Venezuela.
La crisis mundial del capitalismo pondrá a prueba a todos los regímenes políticos que han contenido el ascenso de las masas en América Latina en tanto que se verán forzados a descargar las consecuencias de esa crisis sobre esas masas.
El límite que deben atravesar los trabajadores y los campesinos latinoamericanos es el de consolidar su independencia política de los movimientos nacionalistas burgueses de corte militar, de los indigenistas del capitalismo andino y los socialdemócratas pro imperialistas que constituyen un freno a sus necesidades históricas expresadas en su estado de rebelión.

El FELCO y la Revolución Social
Reafirmamos una vez más: la integración latinoamericana no será obra de los explotadores sino de la unión de todos los explotados de nuestro continente para terminar con toda forma de explotación y sentar las bases de la unidad socialista de América Latina.
El FELCO se compromete con este objetivo y pone a su disposición esta herramienta de lucha y formación política que son las exhibiciones y los debates de los films y obras artísticas realizados y puestos en escena en función de una perspectiva política independiente de la clase obrera.

Documento aprobado en Asamblea,
Con la presencia de delegaciones de Bolivia, Argentina, y de las ciudades de Concepción, Viña del Mar, Santa Bárbara y Santiago de Chile.
Población de Villa Francia, Santiago de Chile a los 7 días de diciembre de 2008.